martes, 19 de noviembre de 2013

Una nueva experiencia

Anoche bien tarde, sentimos un bultito en mi panza, tanto que se endureció tan solo un pedacito de mi piel. El Ale entró en pánico y se puso nervioso al sentirlo con su mano, yo en cambio muy feliz, al fin pude evidenciar la presencia de estos pequeñitos bailarines que cada día que pasa insisten más en expresarse. Al fin ya se hacen notar un poco más, de repente me gustaría que a él no le asustara tanto tocarlos, son parte de él  y no dudo que no los quiera tanto como yo, pero sus nervios hacen que me sienta sola con mi felicidad a pesar de que está a mi lado. Espero entienda y se le pase...